Tendencias en Gastromarketing para 2017

Tendencias en Gastromarketing para 2017
Compartir en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En España existen multitud de negocios dedicados a la hostelería. De hecho, se dice que en nuestro país existe un bar por cada 175 personas. Algo que, sin duda, supone un importante reclamo turístico y es un buen indicador económico. Sin embargo, las nuevas tendencias proliferantes están obligando a restaurantes y negocios hosteleros a reinventarse para garantizar su supervivencia.

Por ello, desde Aplus Field Marketing queremos mostraros las nuevas tendencias en materia de “GastroMarketing” y daros las claves para que vuestra empresa pueda adaptarse a ellas.

Es bien sabida la cantidad de impactos publicitarios que recibe una persona a lo largo del día y debemos ser capaces de captar la atención de los comensales o empresas adecuadas por encima de otras propuestas que puedan recibir. Por ello, la primera de las tendencias de gestión gastronómica que vamos a comentar es la referida a la necesidad de conceptualizar la oferta. Que no es otra cosa que buscar un buen argumento para dar de comer. Esto nos ayudará a definir la oferta, tipo de local, carta, web y RRSS y elección de la materia prima. Un buen ejemplo de conceptualización puede ser la cocina marina de Ángel León.

Por otra parte, podemos optar por una vuelta a lo clásico que atraerá a los usuarios más prudentes a la hora de gastar y arriesgar menos. Por eso, pueden ver la cocina tradicional como un valor refugio. “La Carmencita” o “La Maruca” en Madrid son locales nuevos que han decidido girar su oferta en torno a estos valores clásicos.

Otra opción en la que apostar es la cocina contemporánea para todos los públicos, como es el caso de “TriCiclo” o “Nakeima”.  Su receta materializa un mix de conocimientos culinarios, raíces tradicionales, creatividad, uso de técnicas de vanguardia y buena materia prima… sin pretensiones, aunque ese mix hace que muchos de estos conceptos auguren futuros reconocimientos.

También, algo que se plantea como el gran reto de la alta gastronomía española es la rentabilización de la alta cocina. Se trata de rentabilizar el talento gastronómico y la creatividad desde el punto de vista económico. Se consolida la figura del chef que también piensa en los números y busca el equilibrio entre creatividad y economía.

Otra tendencia son los comedores urbanitas que son el equivalente a las casas de comidas tradicionales: locales de interiorismo moderno con detalles de diseño, cocina sin pretensiones y, en general, honesta, frecuente horario ‘non-stop’ y, sobre todo, precios moderados. Funcionan como puntos de reunión de clientela cool pero, en lugar de optar por una elevada inversión, se plantean como conceptos sencillos con tícket medio de unos 15 o 20 euros.

Destaca también la nueva estructura de las cartas. Ya no hay entrantes y platos principales; sino listados de platos (como en Sala de Despiece); secciones según la forma de comer o cocinar las recetas o el tipo de producto (como en Al Trapo); el avance de las medias raciones, cuartos o tercios (TriCiclo); apartados que conforman una ruta (como BY 13 BCN de Carles Tejedor) o menús gastronómicos a precios imbatibles decididos por el cliente a partir de un listado de platos (como Ni Neu). En la alta cocina, hay una cierta tendencia a la vuelta a la carta como alternativa al menú degustación (Dani García en Calima, en la temporada 2013. En todo caso, prima la idea de compartir platos y de romper el orden ortodoxo de una carta o un menú, con el objetivo de ofrecer más flexibilidad al cliente.

El Show en la sala constituye una consecuencia directa del movimiento de la cocina española de vanguardia, surge el irrenunciable objetivo de divertir al cliente, con quien la relación cambia cada día. Vuelve el carrito de postres, panes, embutidos o destilados; y la preparación o terminación de platos (steak tartar, jarrete, crêpes suflés) ante el cliente en una mesa auxiliar, un carrito o una barra (Roca MOO y Al Trapo). También, en esta misma línea, resulta una idea muy atractiva el desubicar la cocina. Damos de este modo la bienvenido a los “pop up” gastronómicos como los “foodtrucks”.

Por último, la revolución de internet ha modernizado la gestión de reservas y la relación directa con el cliente.

Esto es tan solo un pequeño ápice de lo que auguramos para el próximo año 2017. Felicitamos a todos los restauradores españoles y seguimos trabajando en pos de la gastronomía.

Habilidades

Publicado el

28 Febrero, 2017